Lineas de acción

El ideario de nuestro colegio propone que la formación integral de nuestros alumnos y alumnas pasa por acompañarles en su crecimiento en la fe. Adaptando los contenidos y las acciones a las edades de los mismos, un amplio equipo de religiosas, profesores y sacerdotes organiza diversos actos durante todo el año para favorecer el encuentro con Dios y con la experiencia cristiana.

Convivencias, charlas, celebraciones, catequesis, acompañamiento personalizado, tiempos fuertes del calendario litúrgico, campañas solidarias… todo está encaminado a que, de una manera voluntaria, los alumnos tengan un contacto amable con la Iglesia y establezcan una relación de amistad con Jesucristo.

Además, esta dimensión esencial en las personas nos inspira a la hora de organizar diversas acciones para atender las necesidades de los más pobres y tomar conciencia de nuestra responsabilidad a la hora de construir un mundo más justo, una sociedad más parecida a lo que Dios espera de ella.

El humanismo cristiano inspira de forma transversal toda la vida del colegio. No es un conjunto aislado de actos, sino una forma de educar y de dirigirnos a nuestros alumnos y alumnas, en un clima de libertad y responsabilidad. Los valores verdaderamente humanos están presentes en todos los contenidos de la formación y de la vida extraescolar, buscando formar creyentes que, a su vez, sean ciudadanos responsables al servicio de los demás.