A través del «Bocadillo solidario cero» queremos colaborar con la misión que las religiosas están desempeñando en Baseco (Filipinas). Los testimonios de las misioneras nos han ayudado a «trasladarnos» a este lugar y a conocer de primera mano la realidad que se vive allí, donde los niños son los más vulnerables.

Queremos que la solidaridad y el sentido misionero sean siempre un rasgo de nuestro colegio.